Análisis: inFAMOUS

Análisis: inFAMOUS

Quizá alguno de vosotros os habréis fijado en que últimamente se ha incrementado el número de jugadores de inFAMOUS entre vuestros contactos de la PSN. El título de Sucker Punch forma parte del Welcome Back Pack tras el tan traído y llevado PSNGate y aunque a nadie que haya observado su inclusión detenidamente se le puede escapar que es una maniobra de marketing de una desfachatez sin parangón (pues coincidía con el lanzamiento de inFamous 2), no es menos cierto que con el que suscribe ha funcionado cual mecanismo de relojería suiza, puesto que tras poner mis pezuñas sobre las aventuras de Cole MacGrath, las ganas de jugar a la segunda parte han subido como la espuma.

Voy a ahorraros los increibles detalles de mi peregrinaje hasta Empire City y así, con esta exquisita, a la par que innecesaria, elipsis narrativa, damos el pistoletazo de salida a esta review.

En ciertos mundos de ficción, encontrarse en el epicentro de una explosión de unos cuantos megatones suele ser el resorte que activa poderes en un suertudo individuo que no solo no fallece en el acto sino que puede derretir tu polo de menta con su mirada. En la realidad, si una bomba nuclear explota al lado tuyo, no queda de ti ni lo que cabe en un cenicero.

El primer supuesto es la realidad de nuestro protagonista Cole, mensajero profesional, que en uno de sus encargos de entrega, se encuentra con que porta un llamativo artefacto que detona en sus manos mientras lo llevaba a su destino, absorbiendo toda la energía neuroeléctrica de la gente circundante a la explosión y transfiriéndose a nuestro amigo Cole, puesto que es él quien está en el centro de la explosión y el artefacto está diseñado a tal efecto. El resto de ciudadanos en el radio de la explosión mueren, por si no lo habíais imaginado ya.

Como quiera que nuestro mensajero (iba a poner favorito, pero la mensajera que más mola es Celeste) se convierte en una mega pila Cegasa, el dominio y la absorción de la electricidad serán sus habilidades más importantes.

Como divertido efecto colateral a la explosión, la ciudad entera se encuentra en un estado de cuarentena decretado por el gobierno federal por el que nadie puede entrar ni salir de ella. Todo esto potenciará los saqueos, crímenes varios y violaciones contra los derechos humanos, con lo que la situación pinta de fábula para una apacible vida en la ciudad.

Este bello cuadro que os he descrito será el contexto donde tendremos que desarrollar nuestras peripecias para conseguir salir de la ciudad, mientras decidimos si queremos ser más buenos y conocidos que Jesucristo o si haremos todas las cabronadas que se nos ocurran para salvar nuestra papeleta y el que venga detrás que arree.

Nuestros conciudadanos puede que nos alaben cual Capitán América o nos perciban como un frío bastardo cuyo único interés es su culo, sin importarle las penurias de los demás y mucho menos los daños colaterales.

El hecho de que sea una u otra posibilidad vendrá determinado por las decisiones que tomaremos en momentos puntuales del juego pudiendo suceder en encuentros aleatorios callejeros, en momentos concretos de la historia principal o en misiones que incrementarán nuestro buen o mal Karma, siendo diferenciadas por corresponder al lado de los buenos o de los malos.

Al margen de que nuestros vecinos nos percibirán de una o de otra manera reaccionando en consecuencia, con un aspecto a juego que variará al mismo ritmo que nuestro karma, las habilidades a las que podremos acceder serán distintas según en qué lado de la balanza estemos, además de resultar totalmente excluyentes entre sí.

Si optamos por el lado bestia de la vida superheróica nuestros poderes resultarán más brutales a diferencia de si somos unos buenos samaritanos contando con poderes que resultan en apariencia más precisos aunque algo más contenidos en aparencia, que no en contundencia.

El contexto de las decisiones, y la consecuente evolución hacia uno u otro lado, no es excepcionalmente profundo. Lo cierto es que, además de que se nos explica la consecuencia de nuestra decisión, las situaciones planteadas no dejan de corresponderse con la típica dualidad blanco-negro que no invita a una particularmente compleja reflexión sobre qué opción es correcta o si, directamente, ninguna lo es y solo depende de la percepción del observador.

Si a esto le sumamos que las decisiones no acarrean consecuencias en la trama, podríamos estar en posición de afirmar que este sistema es, sin lugar a dudas, simplón a más no poder.

Peeeeero (siempre tiene que haber un pero) si observamos el género en el que se apoya este juego para construir protagonista e historia, considero que hay una más que probable correlación entre la simplicidad del sistema y el arquetipo superheróico, donde buenos y malos estaban claramente diferenciados y no había escala de grises hasta que Frank Miller colocó un M60 en el brazo de Batman y el Comediante se reía en la cara de Ozymandias mientras le pegaba fuego al mapa de los EEUU.

InFamous no deja de ser el resultado del trabajo de un grupo que estaba empeñado en hacer un juego con toda la mitología y contenidos del género superheróico clásico, deshaciéndose de todas sus limitaciones autoimpuestas, tales como la continuidad y la sacralización de los personajes.

Si añadimos a la mezcla una narrativa que reniega de las cutscenes para plasmar el avance de la historia mediante viñetas parcialmente animadas, tenemos un título que ni siquiera se molesta en disimular sus influencias, perfectamente reconocibles por los seguidores del mejor detective del mundo o la línea Vertigo de DC Comics, constituyendo un brindis por una época en la que el superhéroe era sinónimo de épica, aventura y diversión.

Claro que todas estas disquisiciones sobre el contexto y el argumento del juego están muy bien, pero esto va de cómo los videojuegos nos permiten interactuar con una historia, así que metámonos de lleno en el apartado de machacar botones como si no hubiera un mañana.

inFamous es, lisa y llanamente, un sandbox. Algo atípico, sí, pero un sandbox al fin y al cabo. Pero al margen de estar adscrito al género, por poder realizar misiones secundarias y dar vueltas por la ciudad con libertad, podemos hacerlo todo lo lineal que nos de la santa gana.

Esto es debido a que, a diferencia de GTA´s y análogos, las misiones principales aparecen de una en una con lo que la trama irá avanzando sin coexistir varias misiones que hagan avanzar la historia, con lo que, juguemos de la manera que juguemos (haciendo muchas misiones secundarias o ninguna) el avance en la historia será siempre el mismo.

Otra pequeña particularidad de inFamous es que no hay coches. Y no los echas de menos. Ni lo más mínimo. ¿ Y esto por qué? Pues porque Cole ya era un experto en parkour antes de convertirse en una Magneti Marelli con patas, hecho que no sólo no ha perjudicado sus habilidades, sino que las ha potenciado aún más puesto que nuestro protagonista puede saltar desde cualquier altura sin recibir ningún tipo de daño, lo que le ha vuelto infinitamente más audaz a la hora de agarrarse a mil y un salientes, tuberías y demás mobiliario urbano.

Así que para poder desplazarnos por la ciudad podremos optar por correr sobre el tendido eléctrico (es lo que tiene ser una batería viviente), saltar de tejado en tejado cual ardilla voladora o grindear los raíles del metro.

Y es increiblemente satisfactorio, puesto que el control está tan conseguido que hacer el zángano por toda la ciudad no sólo resulta ágil, dinámico y veloz (de ahí que no echemos de menos un coche) sino tremendamente divertido y satisfactorio con lo que no serán pocas las veces en las que os sorprenderéis probando a ver si se puede trepar a esa estatua o si el camino es más corto si saltamos de esa fachada hasta un poste de la luz.

Si ya de por sí este sistema de desplazamiento es divertido por sí solo, el juego recompensa la curiosidad del jugador, puesto que a lo largo del mapeado de Empire City se encuentran diseminados un montón de fragmentos de la explosión que dio origen a nuestros poderes. Si nos movemos por la ciudad cual Gex The Gecko iremos recopilando esos fragmentos, los cuales nos recompensarán ampliando nuestra capacidad de almacenamiento eléctrico. Más amperios = ¡¡más diversión!!

La última peculiaridad de inFAMOUS es que se fuma en dos minutos toda la parafernalia de las armas de fuego mediante un tutorial muy correcto y una conversación en la que el mejor amigo de Cole, Zeke, le recuerda lo divertido que fue cuando cogió un revólver y sus poderes hicieron estallar la pólvora de las balas.

Como es lógico, hubiera sido un absurdo ver a un hombre que es capaz de absorber la electricidad de toda una ciudad blandiendo una Glock 18, así que muchas de nuestras habilidades son trasuntos de las típicas armas que nos encontraríamos en GTA, teniendo desde el rayo dirigido (pistola, ametralladora) hasta la descarga precisa (rifle de francotirador), pasando por bolas eléctricas que estallan (granadas) o una mega-tormenta eléctrica que bien podría ser el equivalente de un Javelin.

Al margen de la adaptación del armamento clásico al mundo de las chispas vivientes, tambien podremos aprovechar nuestra habilidad para hacer acciones diversas tales como esposar a los malos al suelo con un arco voltáico (cuidado que también podéis hacerlo con los transeúntes…risas aseguradas), curar a los heridos o absorber la energía neuroeléctrica de los enemigos abatidos, que aunque a priori parece no ser mucha si observamos la IA de algunos de ellos, nos recargará nuestra vida a tope.

Pero no os penséis que todas estas características las tendremos desde un inicio, porque como muy bien se encarga de recordarnos el juego, Cole es un novato con la electricidad, así que tendrá que ir aprendiéndolas poco a poco.

El cómo aprenderlas es algo más peliagudo, puesto que algunas de ellas son inherentes a nuestro karma, otras se adquieren mediante la acumulación y posterior gasto de PX y las más importantes y potentes se van desbloqueando según avancemos en la historia, así que si queréis ser más potentes que Iberdrola, Unión Fenosa y Endesa juntas os recomiendo que exploréis lo máximo que podáis y os volquéis hacia una tendencia kármica u otra para sacarle el máximo partido a vuestros poderes.

inFAMOUS es un muy buen juego, un sandbox que se apoya en el género superheróico y construye una historia que no tiene grandes pretensiones narrativas, pero que funciona perfectamente como nexo para picarnos a avanzar por un juego que cuenta con un gameplay solido como una roca y que ofrece un montón de posibilidades de encarar los combates y la exploración. Si todavía no lo tenéis y aún os estáis preguntando si deberíais adquirirlo con el Welcome Pack, mi recomendación es que si os gustan los sandbox o los superhéroes ni lo dudes. El otro que tienes que pillar es Wipeout HD. Yo al menos lo he hecho así y mi vida es más plena desde que corro con mi nave en la clase Phantom y salto y vuelo por Empire City mientras lanzo rayos como un poseso.

Autor: Agente_Graves Ver todas las entradas de
Juntaletras para fangames, bebo café como una esponja, fumo como un carretero, peleo como un Krogan y corro como un leopardo...y aún así I´ll never be better than Commander Shepard.

5 Comentarios en "Análisis: inFAMOUS"

  1. Roldan 21 junio, 2011 a las 0:11 - Responder

    Me ha gustado bastante este análisis, si es que dan ganas de jugarlo aunque no tenga la PS3.

  2. Fuen 23 junio, 2011 a las 12:22 - Responder

    Genial trabajo, Pablo. Realmente debe merecer la pena (ayer, Raquel, en el trayecto hacia Mula, le hizo un buen homenaje en palabras XD).

  3. nek 23 junio, 2011 a las 22:25 - Responder

    yo me lo pase en su dia , en formato fisico y la verdad le da mil patadas al prototype

  4. Agente_Graves 23 junio, 2011 a las 23:19 - Responder

    Muchísimas gracias por vuestros comentarios. Me alegro mucho de que os haya gustado la review.
    Esta semana que viene jugaré a su segunda parte y veremos en qué se ha quedado la cosa, pero por lo que estoy viendo hasta parece que se ha superado lo hecho en este primer juego.

    Por cierto, que no es la primera vez que veo al lado de inFAMOUS a Prototype, así que habrá que jugarlo a ver a qué sabe porque no tengo ni la más remota idea de cómo es ni de qué va. Como siempre, compartiré con vosotros mis impresiones ;D.

Deja una comentario


Posicionamiento web SEO